Mensaje Dominical: ¡ESPERANZA!

Alrededor de 500.000 feligreses participaron de la procesión del Cristo del Consuelo en Guayaquil
30 Marzo, 2018
Iglesia Católica pide que Gobierno canjee rehenes por presos
5 Abril, 2018

Con la muerte de Jesús, aparentemente todo terminó. Su voz se silenciaba para siempre, sus sueños de libertad, de paz, de amor, de justicia se quedaban en el olvido. Muchos volvían a sus casas llenos de decepción o desconcertados; algunos, quizás, arrepentidos de no haberlo defendido con valentía y a tiempo.

Pero el primer día de la semana, los discípulos se despertaron con una noticia extraordinaria: Jesús no estaba en la tumba. ¿Alguien acaso se robó o escondió su cuerpo? No, simplemente,  ¡había resucitado!

Esta noticia, y más tarde las apariciones de Jesús en Galilea y en Jerusalén, marcan una nueva etapa en la vida de sus seguidores. La decepción se transforma en esperanza, la tristeza en alegría, la desolación en consolación, la soledad en compañía y la cobardía en fuerza y compromiso.

Con la resurrección, su mensaje adquiere un nuevo significado. Sus sueños son posibles. La vida ha triunfado sobre la muerte, la verdad ha vencido a la mentira, la paz ha destruido toda forma de violencia y la libertad ha abandonado la opresión.

La esperanza tiene un espacio en nuestras vidas. Vale la pena seguir trabajando por un mundo familiar y social más justo y solidario. Nadie puede acallar el deseo de un mundo mejor ni anular la decisión de alcanzarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *